Ads 468x60px

Push your language´s flag to translate this website

Catalá Galego Português English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

"Polvo héroes": 15 años sin el poeta Adares





Aunque nació en Anaya de Alba, Salamanca es un barco que vuelve su cabeza hacia otro mar. Quizá por eso se detuvo en la ciudad del Tormes y le dedica su ingenio, su tiempo, su obra y su vida: Llamaré donde mis dedos escriban de tu nombre. Tú me has nacido amor sin enfadarte. Sin duda “No me preguntéis de donde soy llevado” es el libro de poemas que más identifica a Adares con Salamanca.

Publicado en 1991, capicúa y cornucopia, los años del apogeo de la escritura de Remigio González. Presto a su cita con las piedras del Corrillo, con su nívea barba de musgo, camuflada entre su piel de arenisca y la atención a extranjeros, lectores y estudiantes. Pensaba que en la calle es donde más se aprende porque es donde más se ignora. Decía “Yo puedo ayudar a la calle y la calle me puede ayudar a mí. Escribía en distintos poemas: “Es mi brazo cartabón que te ha trazado Salamanca”.” Universo de llaveros, Salamanca sortija del alma”.” ¡Oh! Piedra donde amarras el movimiento al sueño.”
Hay rincones y cielos azulados,
amores que pasean
 en febrero y calles de poetas bravos.
Los rizos de su blanca barba apuntan
 hacia los ojos de Gloria Fuertes,
Adares soleado, menos mal que hay niños cerca...
 sólo vuestra bondad y su ternura nos recuerdan
lo que es amar a las palabras.
Tres años después y en mes de abril le preguntaron ¿Y poesía? ¿qué significa poesía? “La poesía significa sinceridad, generosidad y, sobre todo libertad”. Más que nunca deben restallar estas palabras en nuestros tímpanos, como un látigo en el aire; como los tambores de guerra encendidos por recuperar la palabra, los valores, la sociedad en cada esquina y sobre todo a la poesía misma. ¿Acaso puede el poeta poseer otro valor que no sea el de la sinceridad con los demás y consigo mismo? Como nos muestra el Génesis y también la entrada al cementerio San Carlos Borromeo: “Pulvis est et pulverum reverteris” Polvo eres y en polvo te has de convertir. No es casual que el propio Remigio en su verso escriba: vuelto cenizas polvo héroes. Y en su poema entero…

En Salamanca

Catedrales que estáis ocupando la luz de tantos cielos,
los tramos y los muertos,
que en cada calle se quedaron ellos;
los hombres del ayer que hacia arriba
hicieron tus tableros tus esquinas
cornisas y grandezas.
Entre ellos.
Flotáis como palomas, plumas, resquicios
de la última chaqueta, el bocadillo
último, sin saber en qué piedra,
en que encaje,
en que párpados tajuelas que no han
vuelto cenizas polvo héroes.
En Salamanca
Catedrales que estáis ocupando
respetad lo que en vuestro interior
se está haciendo polvo.
Adares

Hoy en nuestra Salamanca, abundan el déficit de atención, la sobredosis de los palos de los selfies; sobran aspirantes a Casados a primera vista o a Gran Hermano y faltan Adares de conciencia, obra y comisión*.

Chema García


(*) Escrito para el Taller de Escritura Creativa Casa de las Conchas en "Hay sombras que no pueden faltar".

París... Oigo tu llanto.





(A todas las personas que han sufrido por un ser querido ante un ataque terrorista,
 París 14-11-2015, Madrid 11-3-2004 y Santa Pola 4-8-2002).

OIGO tu llanto.

Subo a las habitaciones donde la sombra pesa
en las maderas, pero no estás: sólo están las sábanas
que envolvieron tus sueños.

¿Todo en mí es ya desaparición?

No aún. Más allá del silencio,

oigo otra vez tu llanto.



Qué extraña se ha vuelto la existencia:

tu sonríes en el pasado

y yo sé que vivo porque te oigo llorar.

Antonio Gamoneda en "Cecilia y otros poemas". 2007.


José Pejó, el poeta.





José Pejó Vernis es un excelente poeta de Casteldefells a quién se debe leer, "Ángel Duque", "Esta sombra que salga", "El rojo de mis ojos" entre varios títulos más publicados y una ingente obra aún por publicar pero que a buen seguro cuando vea la luz no dejará indiferente a nadie.

Y si se tiene la oportunidad conocer a la persona, detrás del poeta, mejor que mejor. Premiado con diversos premios como el XXXI Premio Juan Bernier de Poesía "Ateneo de Córdoba" o el Premio Flor Natural de la ciudad de Castellón en 2016 muy recientemente, el XVIII Certamen de poesía del Semillero Azul, el Premio de Poesía José Chacón o el XVII Premio de Poesía Ángel Urrutia del Ayuntamiento de Lekunberri en 2013. Cuenta ya con más de 50 galardones con sus correspondientes libros publicados.

Hay varias entrevistas donde se puede ahondar para acercarse un poco a su figura "Qué se premia cuando se premia a José Pejó Vernis". O en el programa de Radio de RUAH "La maleta de los relatos nº 45".

Para muestra un botón-poema de sus últimos premios recientemente editados:

ESCRIBIR

Fabricar tiempo y puertas y rendijas.
Después, abrir sus ángulos al mundo
y compartir su viaje, ese profundo
engolar de iracundas lagartijas.

Amartillar la música, las hijas
del piano, cuando el tiempo es un segundo
que se alarga hasta hacerse tan fecundo
como un dedo en un cofre de sortijas.

Cultivar el fulgor, amar el reto
de la magia, ser fiel a lo vivido
y dibujar un sueño en un boceto

que se pose en tus ojos, en tu oído,
como un duende pacífico y secreto
que armonice el tam tam de tu latido.


(c) José Pejó Vernis
La Soledad del Aire, Premio Juan Bernier de Poesía. Ateneo de Córdoba. 2016.



Entrega del XVII Premio de Poesía Ángel Urrutia del Ayuntamiento de Lekumberri.

Perdimos...





Perdimos…
Homenaje a Roque Dalton, tras 40 años de su muerte.

Pedimos amor y añoramos la riqueza del prójimo.
Pedimos dignidad y obesos pasamos hambre.
Pedimos agua y nos violan en mitad del desierto.
Pedimos democracia y nos otorgan vacía una libertad de injusticias.
Pedimos cal para las casas y nos la dan viva para nuestros muertos.
Pedimos una vida placentera y nos estresamos hasta agonizar en soledad.
Pedimos que nos comprendan y no somos capaces de sacar al niño que llevamos dentro.
No somos ni seremos aquellos otros, los salvajes que matan y mueren; sin pedir por ellos mismos.
Y si sólo pedimos pan, nos sacan el dinero.

(c) Chema García


Varlania ha cumplido un lustro. Carta de agradecimiento a sus lectores.





Salamanca, 30-03-2015.

Casi como sin querer... andando bajo capas, transitando entre los espacios del tiempo. Me sumergí un día para comprobar qué se siente bajo las aguas del bloguero. ¿Qué ocurre cuando la humedad de la red de redes te rodea por completo? Cuando me he querido dar cuenta han pasado 5 días desde que esta bitácora ha cumplido 5 años.

Varlania ha cumplido un lustro. Cinco años, cinco soles, acompañando a las letras como los buenos pastores; dejando que pasten libres entre las majadas de grandes bloggers que acuñan premios y distinciones. A veces detrás de una bitácora hay muchas horas restringiendo el sueño, sobre todo al principio, cuando cuidas hasta cómo deben brillar todos los colores. Transcurridos los años lo que echas en falta es tiempo para poder ser fresco, para llegar bien adentro, que se abran los ojos, se reseque la piel, como consiguen los grandes vientos. 

A veces te planteas si es necesario un espacio de estas características, en estos momentos, en los que Telecinco tiene tanto éxito. A veces consideras que vives en un "Matrix" particular donde muchos flotan como los dibujos animados al olor de una maravillosa comida que en realidad les atrae hacia un estruendoso sonajero de emociones aparentemente inocuas que lo único que consiguen es adormecer al pueblo en tiempos terribles donde no es posible luchar sin perder hasta el sombrero.

Donde los espectadores de Gran Hermano Vip son como "a un panal de rica miel dos mil moscas acudieron, que por golosas perecieron, presas de patas en él. Otra dentro de un pastel enterró su golosina. Así si bien se examina, los humanos corazones, perecen en las prisiones, del vicio que los domina" pero yo no soy un Félix María Samaniego, ni pretendo calar vuestras mentes de blancas moralinas con las que adornar las paredes de las urnas de los votantes que ansían un cambio en sus vidas.

Más bien agradecer a los que un día pasaron por aquí y encontraron de alguna manera sonreír, llorar, sentir, acariciar; en definitiva algo que les llegara adentro, un desván con cosas viejas que al acercarlas a vuestra piel aún os conmuevan. 

Un lustro son sólo y, nada más y nada menos, cinco años que comenzaron en una Semana Santa de una noche de aquel año. Un 2010 en el que inició su andadura este lugar mágico, entre bosques y terrenos mesetarios. Una tierra de leyenda, donde la reflexión, los mitos, la poesía y la realidad han dado mucho de lo que hablar y esperemos que sigan haciéndolo por mucho tiempo. 

Por todo lo escrito, por todo lo leído, por todo lo compartido, por la infinidad de veces amigo lector que has conseguido emocionar a este humilde e improvisado "intento" de escritor: GRACIAS.

Chema García