Ads 468x60px

Push your language´s flag to translate this website

Catalá Galego Português English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Canción de Amergin.




El libro de las invasiones de Irlanda

En el Leabhar Gabhala Érenn o Libro de las Invasiones de Irlanda, del siglo XII aparece esta invocación, canción o poema adscrita a un poeta y druida, que según la tradición era procedente de la ciudad de Brigantia de la "Tierra de los muertos", del "Otro mundo" según Henri d´Arbois de Juvainville y que algunos eruditos del siglo XIX al traducirlo afirmaban que los monjes medievales al transcribir al latín y darle sentido identificaron con la Costa de la Morte de Galicia.

La indómita y escondida Hibernia, la futura y verde Irlanda que ante los romanos pasara inadvertida según este mítico y maravilloso libro, de gran valor histórico y artístico fundamentalmente por las miniaturas que lo engalanan, acogió en su seno a varias oleadas de pueblos que arribaron a sus costas y acantilados. Todo esto acontecería mucho antes de la llegada de Julio César a las costas de su vecina Britannia (actual Inglaterra). Es una historia de mitos y leyendas mezclados por la arraigambre judeo-cristiana medieval de las creencias y formación de los monjes del siglo XII que transcriben en pergamino esas historias de tradición oral de las gentes que se había transmitido de padres a hijos desde tiempo inmemoriales. 

Habrá varias líneas de las que partirán estirpes que entroncarán a los avezados conquistadores de esta isla con lo más granado de acontecimientos históricos según la cultura literaria de la época. Así se relacionará con la mítica Troya de la que huirán algunas familias para acabar aquí poblándola (hasta el mismo Eneas sale mencionado) o cómo tras la partida de la princesa Scota de Egipto y llegada a (supuestamente) Galicia, con la fundación de la ciudad de la mencionada Brigantia por Breogán en una torre que se vería echando humo desde la mismísima Irlanda. Identificada con la Torre de Hércules de A Coruña, cuyo nombre se debe a uno de los trabajos del semi-héroe griego cuando tuvo que derrotar a Gerión tras su epopeya en el Jardín de las Hespérides. Lo seguro es que fue construida en época romana como faro y restaurada por Alfonso X "El Sabio" y cuyo aspecto no tiene nada que ver con el actual.
Torre de Hércules


Resumiendo lo que ocurre en el Leabhar Gabhala antes de la Canción de Amergin, al igual que ocurre con otras creaciones míticas sobre el pasado, varios pueblos que se sucederán poblando la isla. Al principio de dioses, unos con ritos malvados como los Fir Bolg y otros que les suceden tras ser derrotados en las dos batallas de Magh Tuireadh y a quienes se tienen por un dechado de virtudes, los Tuatha Dé Danann o "Gentes de la Diosa Dana". Después llegará la edad de los hombres que acabarán con el reinado divino de los Tuatha Dé Danann y conquistarán la isla arrinconando el rastro de los dioses a pequeños túmulos donde aflora el mundo del Sidh y donde se puede acceder a ese mundo de los espíritus en el que los Tuatha siguen ofreciendo el esplendor del que gozaron otrora tiempo atrás. Estos hombres y mujeres vencedores fueron llamados Hijos de Milé, la edad de los hombres que denominaría Hesíodo para los griegos.

Para contextualizar la existencia del poema de Amergin, hay que explicar que si los Danaos (= griegos en la Guerra de Troya) consiguieron entrar en Troya gracias a la artimaña de la creación del Caballo de Troya, los Hijos de Milé pudieron desembarcar en la costa de Érenn (Irlanda) gracias a un encantamiento que rompía el hechizo de protección con el que los druidas de los Tuatha Dé Danann habían rodeado de nieblas a la isla y que eran imposibles de atravesar (algo así a las Nieblas de Ávalon). Ésa es la Canción de Amergin. Un encantamiento para poder arribar sin peligro a una maravillosa tierra llena de oportunidades, pero cuyo acceso está plagado de acantilados donde muchos dejarían sus barcos y sus vidas.

Safe Creative #1308035528247
Invocación de Amergin (Luar na Lubre)

Cientos de años después seríán los descendientes de los Hijos de Milé los que tuvieron que cantar otras canciones para poder desembarcar junto a la Estatua de la Libertad que les acogería en otra auténtica tierra de las oportunidades, pero esa, con el permiso de uno de mis libros de ciencia ficción favoritos (El Planeta de los Simios) es... cómo diría el narrador de Conan... Otra historia.

Chema García

15 comentarios :

  1. Hermosa traducción y qué bonito el video!

    ResponderEliminar
  2. ·´✿·´✿·´✿·´✿·´✿·´✿·´✿·´✿·´✿·´✿

    OLÁ MEU NOME É DIANA
    VIM CONHECER TEU BLOG!!!
    GOSTEI E ME TORNEI SEGUIDORA,
    POR FAVOR ME VISITE LÁ NO
    http://trabalhomissionariodiana.blogspot.com.br/
    SE GOSTAR SEGUE TAMBÉM!!!
    BEIJO NO CORAÇÃO!!! E EU VOLTO!!!!
    ·´✿·´✿·´✿·´✿·´✿·´✿·´✿·´✿·´✿·´✿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diana por tu visita y por tu comentario. Suerte con tu blog!!

      Eliminar
  3. ...Yo soy un admirador de tu poesía

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier!! Qué alguien como tú diga algo así, realmente me emociona!! Un abrazo amigo!!

      Eliminar
  4. Yo soy del sol... una brillante lágrima. Siempre pensaba que los destellos del sol eran sonrisas, ahora ya sé que también derrama alguna lágrima. Precioso!!

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese verso lo han traducido cómo "Yo soy una lágrima del sol" o "Yo soy una lágrima brillante del sol" o "Soy la lágrima que deja el sol caer". En cualquier caso casi siempre asociamos lágrimas y oscuridad a la luna y luminosidad y rayos radiantes al sol. Pero es lógico pensar que "el sol también llora" o del que se pueden desprender lágrimas. En algunas culturas el sol es masculino pero en otras es femenino y viceversa respecto a la luna. Curiosa observación. Un abrazo!!

      Eliminar
  5. En el Leabhar Gabhala se dice que Amergin procedía de la ciudad de Brigantia en Espain (es decir, Hispania o España). Fue Jubainville quien creía que en la versión original de la leyenda, Amergin procedía de la Tierra de los Muertos y que los monjes cristianos la sustitutyeron por Espain o España, pero esto es una interpretación personal de Jubainville. Brigantia o Brigantium fue el antiguo nombre del puerto coruñés y nada tenía que ver entonces con la Tierra de los Muertos (que los celtas irlandeses situaban en el lejano oeste y no en el sur, donde realmente se encuentra España con respecto a Irlanda)
    Para quien le interese, se acaba de publicar un nuevo libro que trata sobre estos temas, cuyo título es "Los hijos de Breogán". Podéis encontrarlo en el enlace http://www.cultivalibros.com/libreria/los-hijos-de-breogan
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  6. Me gustaría agradecerte tu comentario y la referencia a ese nuevo libro que has comentado, no lo conocía y a buen seguro será una delicia de leer cómo tantos otros en relación a este tema. Creo no es tan sencillo atribuir o identificar personajes o ciudades mítico-literarios (tengan o no su trasfondo histórico) con la realidad arqueológica, toponímica, étnica (lo que comúnmente denominamos pueblos o culturas que existieron en el pasado) y no digamos ya su reconstrucción histórica. En el Leabhar Gabhala hay muchos datos que por separado pudiesen tener una correlación pero que al unirlos carecen de una coherencia y una adscripción puntual histórica de forma clara. No se dice que Amergin (aunque si Milé y muchos de sus hijos) procedía de Brigantia, sino de Egipto, donde nació y donde se crió junto a su hermano Emer, hijos ambos de Scota, a su vez hija del Faraón y de Golamh al que posteriormente se le llamó Milé(sius) curioso nombre latino que viene de Miles-milites (soldado). Aunque Golamh (supuestamente) sí era de "España". Donde estuvo de mercenario al servicio del faraón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre Brigantium, ocurre tres cuartos de lo mismo. No hay una correlación (a día de hoy por eso pongo "supuesta") entre la Brigantia del manuscrito con la Brigantium (A Coruña) más que la coincidencia de la del mero topónimo. Si uno empieza a leer las Etimologías de San Isidoro de Sevilla, por citar una fuente conocida (y a la que imitan los monjes irlandeses en ocasiones) se dará cuenta que se identifican y buscan muchas explicaciones por homofonía (palabras que suenan igual) pero que no tienen nada que ver unas con otras comentiendo errores históricos garrafales. Brigantium (por lo que se sabe hasta ahora) empezó con la construcción de un puerto por Julio César (en el sigo I a. C.) el que nos habla de ese topónimo (que por cierto tiene componentes muy comunes como Briga y -nt- en Pale-nt-ia o en Numa-nt-ia, repartidos por el Valle del Ebro, ambas Mesetas y también y de forma más tardía por la actual Asturias y Galicia). En el castro más cercano, el de Elviña, no hay una sola prueba que nos relacione al Leabhar Gabhala con él. Es cierto que hubo relaciones entre Galicia e Irlanda en el Neolítico y en la edad del Bronce eso está demostrado. Es cierto que hubo muchos contactos en la Edad Media. Incluso hay una teoría de Littleton y Marco que afirma que los Milesios del Leabhar Gabhala eran Alanos, es decir un pueblo similar a los Visigodos que se asentó en Galicia en el s. V d.C. y de hecho si están constatados viajes de monjes irlandeses e ingleses a Galicia, incluso está constatado un obispo llamado Mahiloc, del monasterio de Bretoña que participó en el Concilio II de Braga en el 572 d.C. Y muchos más testimonios.

      Eliminar
    2. Pero sin embargo en la Edad del Hierro (qué es cuando se identifica "lo celta" con los restos arqueológicos) ahí no están tan demostrados esos contactos. Es más según la arqueología "los supuestos elementos e invasiones celtas de las que nos habla la lingüística y la toponomía" no aparecen por ningún lado en la Península Ibérica. Y Galicia y Asturias con su cultura castreña serían un reducto de una cultura material que se desarrolló de forma tardía y que les llegó no a través del "Arco atlántico" sino a través de su contacto con las culturas de la Meseta Norte (a las que muchas veces algunos miran cómo por encima del hombro buscando en el Arco Atlántico un mítico pasado al que pertenecer y denostando a sus hermanos de tierra al que les une en ocasiones más de lo que piensan), y éstas a su vez con la denominada Celtiberia, actual valle del Ebro (la única estela encontrada dedicada al dios Lug fue encontrada (reutilizada) en la muralla de Zaragoza (Y por lo tanto si alguien hoy en día tiene más legitimidad para sentirse identificado con lo "celta" serían, en mi modesta opinión, los maños, luego los de las mesetas y por último asturianos y gallegos, pero Dios me libre a mi de meterme con las creencias de nadie o los sentimientos de pertenencia a o a decirle a nadie a qué entidad cultural del pasado hay que adscribir a sus ancestros. Una cuestión son los sentimientos y las creencias y otro muy diferentes los intentos de reconstrucción histórica. Por todo ello se ha generado de forma artificial el llamado caleodoscopio "celta" que tan bien definió Colin Renfrew que consiste en un constructo cultural (legítimo cómo cualquier identidad, pues todas son constructos elaborados por seres humanos que se paran en un momento del pasado que ensalzan y vanaglorian obviando otros) mucho más complejo de lo que inicialmente parece (en el que se mezclan entidades muy diferentes en el tiempo y en el espacio y a la que se dota de una realidad histórica que la gente piensa que existió cómo tal en un momento concreto del pasado con nombre y apellidos y personajes históricos de carne y hueso, cuando en realidad no se puede adscribir a un momento concreto y a unas gentes en concreto, sino a una mezcla de muchos elementos diferentes que gran parte de las veces no tuvieron conexión entre sí). La prueba de ello la tenemos en este relato. Por un lado nos están hablando de un druida, cuando no hay una sola fuente que nos hable de druidas en la Península Ibérica, los autores de época romana que sí hablan de druidas en las Galias o en Britannia, como Julio César que incluso habla de su amigo druida Diviciacus en las Galias, Estrabón, Posidonio, etc no mencionan para nada la existencia de druidas en la Península Ibérica; los druidas fueron prohibidos en el siglo I d.C. en el Imperio Romano, y el relato de Amergin tiene que ser anterior a la presencia de los romanos). Por otro lado en el mismo Leabhar Gabhala se nos habla del viaje de Partholom (anterior a los hijos de Milé) desde la blanca Gothia, que da más "tufillo" a invasiones bárbaras del siglo V d. C. que a otra cosa, junto con el hecho de que los Fir Bolg y su rey tuviesen una espada mágica, no hay una sola referencia en la cultura celta (no en la del constructo) a espadas mágicas y si un amplio repertorio de espadas mágicas en el mundo de cultura escandinava, desde el Beowulf hasta la Excalibur del mítico rey Arturo (que los mitos artúricos puedan tener elementos de tradición celta no quiere decir que "todo" sea celta; otra prueba más del caleoidoscopio celta). Es cierto que hasta que no se pongan de acuerdo la lingüística, la arqueología y la historia en este tema las conclusiones no pueden ser categóricas.

      Eliminar
    3. Sobre el comentario en torno a Henri d´Arbois de Juvainville su conocimento de las fuentes clásicas, le da en mi opinión más verosimilitud a sus reflexiones que no a otras que me suenan menos lógicas. Es más citando a J.M. MacCollough un distinguido erudito céltico de principios del siglo XX "no es imposible que los invasores goidélicos llegaran a Irlanda procedentes de España" pero eso no quiere decir que hasta ahora alguien haya demostrado que lo hayan hecho (habida cuenta de que también la tradición historiográfica universitaria hasta los años setenta en España nos hablaba de que aquí se produjeron dos invasiones de pueblos celtas, una con topónimos rastreables "briga" (cómo el de Brigantium en A Coruña y que la fundaron los romanos; pero también cómo el de Segobriga en Cuenca y con dos topónimos celtas de pura cepa, mientras que el de Brigantium, el -nt- probablemente sea de origen pre-céltico y que posteriormente la arqueología ha demostrado que tales invasiones no se han producido nunca). Gracias por tu comentario. Un cordial saludo!! Y encantado de debatir sobre estos temas!!

      Eliminar
  7. Tienes razón en que, según los manuscritos, Golam estuvo en Egipto y se casó con una tal Scota, hija del faraón, pero después regresó a Espain, donde reinó, y sus hijos (ya hubieran nacido en Egipto o en Hispania) se embarcaron en Brigantia para invadir Irlanda. Lo que yo quería decir, básicamente, es que el manuscrito indica que Amergin partió de Espain para intervenir en la invasión gaélica de Irlanda y no desde la Tierra de los Muertos (según la interpretación personal de Jubainville).
    Por otra parte, en el Leabhar Gabhala se dice que Espain tenía tres puntas o extremos y en uno de ellos Breogán fundó Brigantia, que se describe claramente como una ciudad costera. Lo más lógico es, en mi opinión, que el manuscrito se refiera a la Brigantium coruñesa, aunque haya habido otras ciudades con nombres parecidos.
    Saludos de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo en lo de Jubainville (es una interpretación personal suya) y en lo de las tres puntas. Y desde luego la Briganium coruñesa es una buena candidata a tenor de los datos que disponemos. Gracias por el apunte. Encantado de recibir tus comentarios. Saludos!!

      Eliminar

Si te ha gustado dale un par de clicks a la publicidad en la barra lateral. Gracias por tu visita.